lunes, 10 de octubre de 2016

Ceguera por falta de atención, la cura de humildad que nos enseña un gorila

La ceguera por falta de atención se produce cuando nos concentramos tanto en algo que se nos escapan detalles importantes de nuestro entorno. Simplemente no vemos lo obvio porque nos centramos en otra cosa. Esto, combinado con el absurdo convencimiento de que podemos hacer bien varias cosas al mismo tiempo, se convierte en una fuente potencial de problemas en el ámbito profesional. En concreto, muchas veces no somos capaces de ver lo que tenemos alrededor, valorar la posibilidad de que haya otras soluciones o admitir que alguien tiene valores distintos a los que ya hemos decidido que tiene o no. Y esto nos pasa a todos... como nos demostró un gorila.