lunes, 9 de diciembre de 2013

3 juegos para hacerte dudar de tu intuición al tomar decisiones: Paradoja del Cumpleaños, Problema de Monty Hall y Ley de Benford

En ocasiones, ante una decisión, nuestro cerebro es víctima de determinados sesgos cognitivos que nos llevan a cometer y repetir sistemáticamente ciertos errores y a basar algunas de nuestras decisiones en apreciaciones de la realidad distorsionadas por dichos sesgos. Esto, que dicho así suena muy grave, no significa más que cada uno pensamos lo que pensamos porque, en lugar de analizar hasta el final todas las posibles soluciones de cualquier problema, nos basamos en intuiciones, en elementos como nuestro aprendizaje y experiencia previa (aspectos que van marcando nuestro racionamiento), y en un determinado momento decidimos y dejamos de pensar. Es decir, atajamos para no esforzarnos y tomamos decisiones no racionales en lugar de racionales.