lunes, 20 de mayo de 2013

Teorema de Thomas . PRINCIPIOS, LEYES Y MODELOS DE COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL PARA LA COMUNICACIÓN Y GESTIÓN EN LAS ORGANIZACIONES

El Teorema de Thomas sirve para definir un interesante comportamientos de las personas y los grupos: La capacidad que tenemos para convertir en reales situaciones que no lo son simplemente por el hecho de comportarnos como si lo fueran. Es decir, cuando damos por hecho que alguien o algo es de una determinada manera, nos comportamos de acuerdo a eso y, aunque estemos equivocados, nuestra actitud convierte en real la situación. Una situación que debe tenerse muy en cuenta en las relaciones y rumorologías que surgen en los grupos de trabajo.

El enunciado del Teorema es el siguiente:
“Si las personas definen las situaciones como reales,
éstas son reales en sus consecuencias”
Orígenes

El sociólogo estadounidense William Isaac Thomas formuló el Principio que lleva su nombre en 1928, en su libro “The child in America: Behavior problems and programs”, aunque ya en 1923 se refirió a este comportamiento en otros trabajos.

Básicamente el Teorema sería una Profecía Autocumplida, un tema que también será desarrollado en otro artículo.

Thomas estudió cómo nuestro cerebro asume algo de su entorno social (familia, trabajo, intimidad, educación, etc) y a partir de ahí lo utiliza como referencia, de tal manera que descarta otras alternativas entre las que puede estar la real. Así motiva su comportamiento hacia la creación de una nueva realidad.

Este es el ejemplo que él utilizó para exponer su Principio:
“En un país inmerso en una cruenta guerra civil en la que dos bandos se disputan el poder político, un día la guerra finaliza. Sin embargo, no es posible comunicárselo a los combatientes de una pequeña isla, en la cual los miembros de las dos bandos enfrentados continuarían en guerra ignorando la nueva definición de la realidad”.
Aunque si queremos una situación real, nada como recurrir a la recreación radiofónica del libro ‘La guerra de los Mundos’ de H. G. Wells que realizó Orson Welles el 30 de octubre de 1938.

Los oyentes que no escucharon los primeros minutos del programa pensaron que se trataba de un noticiario real en directo, y salieron aterrorizados a las calles de Nueva York y New Jersey asumiendo que se estaba produciendo una invasión alienígena.

Ejemplos

Los ejemplos más clásicos que se utilizan para mostrar el Teorema de Thomas se producen en los siguientes ámbitos:
Financiero 
Un rumor de que una entidad financiera tiene dificultades genera que sus clientes quieran retirar en masa sus fondos, llevando de este modo ellos mismos a la quiebra real de la firma (o al menos a acelerar el proceso).
Social/Laboral
Si antes de conocer a alguien le percibimos como antipático por algo que nos han contado, nuestro comportamiento al conocer a esa persona probablemente sea distante o frío ya que nos condiciona ese prejuicio y no nos apetece profundizar en la relación. Esto puede generar que esa persona perciba que no hay interés por nuestra parte y actúe con nosotros del mismo modo, lo que nos llevará a reafirmarnos en que efectivamente es antipático.
En general, el Teorema se verifica con claridad en hábitos tan generalizados como el seguimiento de horóscopos, supersticiones, biorritmos... En todas esas situaciones se tiende a recordar lo que encaja o queremos que encaje con nosotros y a olvidar el resto, de tal manera que se condiciona el resultado. Comportamiento que relaciona directamente el Teorema de Thomas con el Sesgo de Confirmación o el Efecto Forer.

Una muestra de esa tendencia a sentirnos protagonistas, a ver sólo lo que queremos ver y a interpretar las cosas de manera que confirmen nuestros pensamientos es este experimento:


Comunicación Interna y liderazgo

El Teorema de Thomas tiene aplicaciones en Marketing como modo de intentar mediatizar las respuestas de los consumidores, aunque uno de sus aspectos más interesantes es el relacionado con la motivación.

El Coaching o la psicología deportiva conocen muy bien la diferencia que se produce en una persona cuando piensa de una de estas dos maneras:
  • Creo que puedo...
  • Creo que no puedo...
Sus resultados están totalmente influenciados por esta circunstancia porque él mismo irá generando las condiciones para que se produzca una u otra.

Por eso, cuando se tienen responsabilidades en una empresa, como dirigir equipos o, centrándonos más en el Dircom, la Comunicación Interna, no hay que perder de vista la generación de rumores o comentarios que sin base real acaben condicionando la motivación y los resultados.

Por ejemplo, en estos años se han dado casos de empresas que deberían haber resistido sin apuros y, sin embargo, la generación de comentarios sobre la crisis global desencadena una espiral de rumores que acaba generalizando la sensación de que las cosas no van bien. Como consecuencia, baja la motivación y la productividad, el ambiente se enrarece y llega la fuga de talento en forma de salida de profesionales buscando nuevos horizontes. Situaciones que, en sí mismas, son las que acaban llevando al hundimiento de la empresa.

Esto sucede porque cuando se genera un rumor, una teoría o una percepción personal que la gente asume como cierta, cualquier señal se interpreta ‘con claridad’ como una reafirmación de la misma, y no se ven las pruebas que servirían para negarla. Es decir, el simple rumor de que la empresa va mal puede ser el desencadenante de que finalmente vaya mal.

Conclusiones

La motivación de equipos no es un aspecto que se suela olvidar, pero nunca está de más recordar el Teorema de Thomas a los responsables de tenerlo en cuenta en las empresas:
  • Un Dircom debe actuar de inmediato ante rumores negativos, ya que si éstos se asumen como ciertos, cualquier señal será interpretada como una confirmación de los mismos aunque sean totalmente falsos.
  • Un líder debe generar en su equipo/empresa la convicción de lograr resultados como método para convertirse en motor generador de esa realidad.

Cuadro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario