lunes, 22 de abril de 2013

Principio de Pareto . PRINCIPIOS, LEYES Y MODELOS DE COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL PARA LA COMUNICACIÓN Y GESTIÓN EN LAS ORGANIZACIONES

El Principio de Pareto es una regla genérica, no una Ley, que se produce en áreas y temas muy diversos. Eso ha llevado a que mucha gente conozca que la relación 80-20 existe, pero no a que la aplique para aumentar su productividad, ya que esta equivalencia se reproduce en aspectos como priorización de tareas, dirección de equipos o Comunicación. En general, es una herramienta muy útil para identificar las ‘pocas actividades’ que realmente te acercan a la consecución de resultados frente a otras ‘muchas tareas’ que te alejan por dedicarles esfuerzos excesivos.

Se pueden encontrar muchos modos de enunciar el Principio de Pareto en función del área de conocimiento a la que se aplique, pero de un modo genérico y simplificador sería éste:

“El 20% de las causas produce el 80% de los efectos”

Orígenes

Wilfredo Federico Pareto era un ingeniero, economista y sociólogo italiano. En el año 1906 realizó un estudio sobre el reparto de la propiedad de la tierra en Italia en el que se dio cuenta de que se producía esa relación. Es decir, el 80% de la tierra era propiedad del 20% de la población.

Pareto amplió su investigación y comprobó que esta relación, con mínimas variaciones, se reproducía en otros países, y del mismo modo podía aplicarse al reparto de la riqueza en un país.

Es decir, en su estudio constató que hay temas en los que no se produce una correlación que podríamos denominar normal o lineal entre causas y efectos.

Años más tarde, Joseph Moses Juran, reputado consultor de gestión, descubrió el trabajo de Pareto y lo trasladó a la gestión de Calidad, comprobando que se producían los mismos resultados.

Juran, además de bautizarlo en homanaje a Pareto, fue quien formuló inicialmente el Principio:

“El 80% de un problema es causado por el 20% de las causas”

Juran lo desarrolló comprobando su aplicación en otras áreas y le dio contenido hablando de “los pocos vitales y los muchos triviales”; una terminología que él mismo corrigió más tarde refiriéndose a “los pocos vitales y los muchos útiles”, reconociendo así que ese 20% de efectos que generan el 80% de las causas (muchos útiles) tampoco debe ser despreciado.

En todo caso, desde el primer momento se dejó bien claro que se trata de una regla genérica, no una Ley, que se reproduce en varios aspectos de la vida con una correlación similar, pero no exacta.

Es decir, es una referencia, no una ley de proporciones inamovibles. No hay que buscar como sea el 80-20, si no entender lo que el espíritu del Principio dice, que identificar “los pocos vitales” y centrarse en ellos genera una mejora en los resultados.

Por lo tanto, lo que hay que se impone es identificar y medir esos “pocos vitales”, ya sean el 20%, el 18% o el 23% de las causas.

O en palabras más sencillas, diferenciar ‘los pocos Importantes y los muchos sin Importancia’.

A partir de ahí, el Principio de Pareto se ha aplicado al análisis de temas tan diversos como el reparto de la riqueza, la distribución de los bienes naturales, la informática, la ingeniería de software, el reparto del poder político...

Aplicaciones en la empresa

Ya sea bajo la denominación Concepto 80-20, Regla 80-20, Distribución A-B-C, etc, el Principio de Pareto se ha aplicado en la mejora de resultados de áreas tan diversas de la empresa como la Logística, priorización de Problemas, Calidad de gestión, dirección de equipos, etc.

En general, algunos de los corolarios del Principio que se suelen aplicar son:
  • El 80% de las ganancias provienen del 20% de los clientes.
  • El 80% de las ganancias provienen del 20% del trabajo.
  • El 80% de las quejas provienen del 20% de los clientes.
  • El 80% de las ventas provienen del 20% de los productos.
  • El 80% de las ventas provienen del 20% del equipo de ventas.
  • El 80% de los resultados provienen del 20% del equipo.
  • El 80% de los defectos provienen del 20% de los procesos.

Identificar en cada área de la compañía qué parte pertenece a cada porcentaje permite centrar los esfuerzos en aquello que realmente genera ingresos o mejoras; descubrir productos que quizá no interesa tanto tener en el catálogo por el esfuerzo que generan frente a los ingresos que proporcionan; etc.

Y por identificar se considera medir todos los parámetros de cada área y ponerlos en una gráfica, no simplemente valorar cifras generales que pueden esconder resultados engañosos o basarse en intuiciones o valoraciones personales.

Diagrama de Pareto

Una herramienta simple que permite trasladar este Principio a la identificación y resolución de problemas en la empresa es el denominado Diagrama de Pareto.

Es una representación visual que facilita el establecimiento de prioridades. Básicamente consiste en una gráfica de barras ordenadas de izquierda a derecha de acuerdo a su importancia (de Vitales a Triviales) en el tema analizado (en el ejemplo se usan datos simulados).

Las unidades (escala izquierda) de las barras pueden mostrar la cantidad de ventas de un producto, de quejas recibidas, de volumen de visitas realizadas, de impactos en medios... Lo que se quiera analizar.

Luego, se crea una curva de crecimiento porcentual siguiendo la escala de la derecha en la cual se ubica verticalmente donde estaría el vértice de cada barra.

Así puede verse inmediatamente cuáles de los temas/problemas/personas constituyen el 80% Importante; cuáles son los Triviales; cotejar si es preciso estos datos con otros como por ejemplo presupuesto o personal asignado; y tomar las decisiones oportunas para centrar los esfuerzos en lo que realmente aporta beneficios o tratar de mejorar las áreas más débiles.

Comunicación

El Diagrama de Pareto puede ser una buena herramienta para un departamento de Comunicación.

Por ejemplo, permite identificar los medios, acciones o tiempos en los que realmente tiene repercusión nuestra comunicación y aprovecharlo en los lanzamientos o en los momentos de crisis centrando nuestros esfuerzos donde más efecto podemos tener.

Y por supuesto, también puede ayudar a reorganizar el equipo en aquellas tareas/medios donde más efectivo puede resultar el trabajo.

En general, su uso es muy útil y se puede producir en varios apartados de un departamento en función de cómo esté constituido y de las funciones que tenga asignadas en cada empresa.

Cuadro


Enlaces



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario